Historia de la Serenata Quiteña

Etiquetas

, , , , ,

Historia de la Serenata Quiteña.

La Serenata Quiteña tiene un preámbulo previo al 5 de diciembre de 1961, fecha en que se consagró como tal en la historia de las fiestas de Quito.  Ese preámbulo lo consistió en que el Dúo Benítez-Valencia fue llamado por la gerencia de Radio Quito, donde actuábamos en el programa “Canciones del Alma”, para hacer una grabación relacionada con una costumbre española de despertar al vecindario a las cinco de la mañana con cánticos y procesiones en la calle, costumbre a la que se daba el nombre de ALBAZO. La grabación se transmitió por primera vez el 6 de diciembre de 1959, justamente a las cinco de la mañana por Radio Quito. Tuvo mucho éxito ya que era la primera vez que se hacía algo semejante. Al siguiente año, 1960, el mismo dúo fue requerido por Radio Quito para salir a dar serenatas al alcalde y a otras autoridades.

Imagen

Duo Benitez Valencia, Serenata Quiteña

Etiquetas

, , , , , ,

Duo Benitez Valencia, Serenata Quiteña

Duo Benitez Valencia, Serenata Quiteña

Dúo Benítez y Valencia influenció en muchos artistas

Etiquetas

, , , , ,

Foto del Duo Benitez Valencia

 

El desaparecido dúo Benítez y Valencia realizó una gran cantidad de presentaciones y grabaciones de música de autores nacionales y también composiciones de su autoría, temas que alcanzaron gran difusión y popularidad en Ecuador y en toda Latinoamérica.

Varios son los cantantes ecuatorianos que han incluido en su repertorio los temas del dueto que, a pesar del paso de los años, es muy conocido por personas de todas las edades.

Interpretaciones

Miriam Hidalgo, cantante de música nacional, disfruta de las melodías que el dúo creó y que en los conciertos ella interpreta sus canciones. El show que ofrecerá mañana en la Casa de la Cultura Ecuatoriana no será la excepción.

“Voy a cantar el tema ‘Ángel de luz’, con la versión del dúo Benítez y Valencia. Mucha gente conoce la versión de Juan Fernando Velasco, artista al que admiro y respeto, pero siempre tengo vanguardia por la música nacional tradicional, por eso interpreto de la forma como lo hacía el dúo”, manifestó Miriam.

La artista, quien resalta que desde muy pequeña ha cantado temas del recuerdo, menciona al dueto con cariño, pues sus canciones son parte de la historia musical del Ecuador.

“Los Benítez y Valencia siempre rescataron el recuerdo y los sentimientos en cada canción, de esta forma llegan al corazón de las personas que los escuchan”, agregó.

‘Canción de los Andes’ es uno de los temas que la cantante Alexandra Basante interpreta en algunos de sus conciertos. El yaraví se ha escuchado en las voces de diferentes artistas ecuatorianos.

“Me gusta interpretar las canciones del dúo porque son embajadores y los máximos exponentes de nuestra música. Desde niña, gracias a mi padre yo escuché canciones nacionales, de ahí viene el amor que le tengo. Además he hecho cursos y talleres de arte, he estudiado la identidad y cultura del Ecuador y -sin duda- el dúo es parte de nuestra historia”, expresó.

La historiadora Jenny Estrada considera al dúo quiteño Benítez y Valencia como los íconos de una etapa en la historia musical del Ecuador. “Hoy en día podríamos decir que son legendarios. Forman parte de los clásicos de la música ecuatoriana, por su interpretación y composición de varios temas”.

Estrada explica la historia del famoso tema ‘Vasija de barro’, del cual los Benítez y Valencia fueron coautores. “La composición de la canción se genera en una noche de bohemia, en que estaban reunidas varias personalidades quiteñas como Oswaldo Guayasamín, Jorge Enrique Adoum, entre otros artistas. Ellos empiezan a hacer un trabajo de creación colectiva y van aportando cada uno su pensamiento para crear una letra que nos acerca a nuestros orígenes a nuestros ancestros primitivos. Entonces ligan criterio de la muerte con la ‘Vasija de barro’. Esta canción es un símbolo de nuestra música”.

Aunque no apreció los show de este dueto en vivo y en directo, conoce su trayectoria y destaca el gran valor musical que aportaron a nuestra cultura.

En su oficina, ubicada en el Museo de Julio Jaramillo, posee una variedad de libros que narran las remembranzas de los artistas ecuatorianos. Entre su colección se encuentra una obra literaria sobre la biografía del dúo Benítez y Valencia.

La primerísima artista ecuatoriana Fresia Saavedra tuvo la oportunidad de compartir escenario con el famoso dúo Benítez y Valencia.

“Recuerdo que Alfonso Murillo, del sello Cóndor, estaba deseoso de que grabara con Gonzalo Benítez y Luis Alberto Valencia, pero no se pudo. Sin embargo, coincidimos en varias presentaciones y recorrimos muchas ciudades ecuatorianas”, añade.

Fresia confiesa que era fanática de Luis Alberto Valencia. “Me gustaba el estilo con que interpretaba cada canción. Junto con Gonzalo formaron un dúo maravilloso que nos dejó una gran herencia musical”.

La también formadora de artistas continúa enseñando a las nuevas generaciones el valor de nuestra música nacional. Del inmenso repertorio de estos artistas, Fresia destaca temas como: ‘Sombras’, ‘Lamparilla’ y ‘Vasija de barro’.

Fuente: http://www.ppelverdadero.com.ec/index.php/especial/item/duo-benitez-y-valencia-influencio-en-muchos-artistas.html

 

Duo Benitez Valencia, Reseña Historica

Etiquetas

, , , , , , , , ,

http://www.guambra.com/benitez.html

 

Gonzalo Benítez nació en Otavalo en 1915, murió en 2005; Luis Alberto Valencia nació en Quito en 1918 y murió en 1970.

Los antecedentes del Dúo Benítez Valencia giran en torno a tres circunstancias relacionadas entre sí: la primera de ellas es que Gonzalo Benítez y Luis A. Valencia eran normalistas en el Colegio Juan Montalvo, en donde se conocieron y en alguna ocasión cantaron juntos en una programación estudiantil en los años 30.

La segunda situación es la conformación del grupo Alma Nativa cuya dirección estaba a cargo el músico otavaleño Guillermo Garzón Ubidia y sus integrantes eran Corsino Durán, Marco Tulio Hidrobo, Bolívar Ortiz, Carlos Carrillo y Gonzalo Veintimilla, quienes –exceptuando el primero de los mencionados que era violinista- después se convertirían en Los Nativos Andinos, un cuarteto de guitarras excepcional. Gonzalo Benítez se sumó como cantante a esta agrupación en la cual hacía dúo con Bolívar “El Pollo” Ortiz, así se grabaron algunos discos de pizarra. Poco, después Ortiz decidió dedicarse con mayor ahínco a la guitarra y fue entonces que sugirió a Benítez que buscara a Luis A. Valencia.

El tercer factor que finalmente contribuyó en la constitución de este magnífico dúo es el desarrollo alcanzado por los medios de comunicación radiales, en donde confluye Radio Quito, empresa que se funda precisamente en 1940, y que invita a ser parte de la planta artística de la Radio a varios músicos, ente ellos a Los Nativos Andinos y al Dúo Benítez Valencia; esto permitió hablar de una actividad profesional en la música popular. El programa que presentaba la música ecuatoriana en audiciones en vivo era “Canciones del alma”, que el público seguía con gran expectativa.

Así es como empieza una carrera artística de treinta años de uno de los más grandes dúos vocales masculinos de la música popular del siglo XX. A la voz de Benítez, más aguda, de tenor, con una gran extensión, se sumaba la de Valencia un tanto más grave, de barítono, y con un timbre excepcional. Manejaban increíblemente la afinación, potencia y elemento expresivos de la música: crescendos y diminuendos excelentes, o sea cuando escuchamos que la voz sube de volumen o baja gradualmente o súbitamente, de acuerdo a la necesidad expresiva de la canción, lo cual permitía saber exactamente dónde estaba el clímax de la pieza musical. (1)

También eran conocidos por sus sus amigos por el apodo de Luis Alberto, “Los Potolos”. Realizaron una gran cantidad de presentaciones y grabaciones de música de autores nacionales y también composiciones de su autoría, temas que alcanzaron gran difusión y popularidad en Ecuador y en toda Latinoamérica.

En la ciudad de Riobamba realizaron su última presentación; mientras cantaban el yaraví Desesperación, Valencia sufrió un desmayo. Posteriormente fue trasladado a una clínica de Quito, pero se hallaba ya en coma y muy poco se podía hacer por su restablecimiento. Falleció el 25 de octubre de 1970. El dúo se extinguió a raíz de la muerte de Luis Alberto y a pesar de que Gonzalo siguió cantando tres años más para cumplir contratos, no pudo seguir por la pena y la falta de su compañero de más de 30 años. Gonzalo falleció el 5 de septiembre de 2005.

Son los compositores de la música de “Vasija de Barro”, poema escrito colectivamente en una noche de farra en la casa del pintor Oswaldo Guayasamín, cuando los poetas Jorge Carrera Andrade, Hugo Alemán, Jaime Valencia (pintor) y Jorge Enrique Adoum observaban enamorados el cuadro “El Origen” del pintor Guayasamin, donde un cuerpo yace en el fondo de una vasija de barro. (2)

Otro aspecto digno de mencionarse es que alcanzaron a realizar una gran suma de registros sonoros; nosotros logramos compilar más de seiscientas piezas musicales grabadas. Ese permitió ratificar definitivamente el cancionero o el repertorio llamado de “música nacional”. El pasillo llegó a su cúspide con estos intérpretes y los ritmos ecuatorianos como sanjuanitos, danzantes, tonadas, pasacalles, albazos y otros que les entregaban los nuevos compositores populares de su época, tuvieron el espacio para divulgarse y popularizarse. En buena medida, lo que vino después fue un seguimiento o una emulación a lo que se fue forjado alrededor del Dúo. Las piezas que originalmente grabaron los Benítez-Valencia eran regrabadas en múltiples versiones, aunque también hay que señalar que se creó una especie de escuela, indirectamente, de buscar nuevos valores de la creación para alcanzar éxito con las mejores interpretaciones. (3)

La biografía de Gonzalo Benítez contada por Adrián De La Torre y Pablo Guerrero puede ser descargada aquí en formato PDF.

(Fuentes: (1) http://www.rtu.com.ec/noticias/provinciales/10281, (2) http://www.musicalizando.com/catalogo/biografia.php?Musica=264, (3) http://gonzalobenitez.wordpress.com/2010/12/05/)

 

 

‘Las fiestas son un motivo para recobrar la esperanza’

Etiquetas

, , ,

‘Las fiestas son un motivo para recobrar la esperanza’.

Cesar Larrea

Cesar Larrea

Entrevista del día a César Larrea, promotor de las fiestas de Quito

¿Cuáles son los orígenes de los festejos a Quito, a inicios de diciembre?

El 21 de noviembre de1959, el diario Últimas Noticias hizo un llamado a la población para revivir la encantadora serenata quiteña, para rendir homenaje a la ciudad. Ocurrió, pero no en forma multitudinaria. Antes, solamente había una sesión solemne en el Municipio. La serenata fue el símbolo de la fiesta quiteña.

¿Con qué objetivo se propuso esta celebración?

El día de Quito debe ser un día de unidad nacional y de exaltación de la quiteñidad, que es algo que debemos cultivar todos los que habitamos en la ciudad. Debemos exaltar a Quito, porque siendo capital de la República ha acogido a ciudadanos de otras provincias. También tiene una gran importancia histórica y cultural. La fiesta quiteña es un motivo nacional de reflexión y oportunidad. También levanta nuestras esperanzas, que a veces perdemos. Es un motivo grandioso para elevar ese decaimiento y ese pesimismo que a veces tenemos.

¿Cómo fue la primera fiesta de Quito?

Aquella noche hubo serenata en seis barrios. La ciudad no era tan grande, pero tenía habitantes muy entusiastas que se emocionaron. Recuerdo un dúo del barrio La Tola, que ese día fue al periódico para que le tomemos fotos. Lo mismo hicieron otros. Fue emocionante ver la acogida.

Durante los años siguientes, ¿cómo siguió la costumbre de la serenata?

En 1960 ya hubo mayor presencia de tríos y orquestas en la mayoría de barrios de Quito. En 1961fue la apoteosis cuando dimos la serenata desde el atrio de la Catedral con el dúo Benítez y Valencia y la orquesta Santa Cecilia. Fue un acontecimiento inolvidable. Incluso, Carlos Julio Arosemena, presidente del Ecuador en aquel momento, bajó al portal del Palacio y aplaudió. La Plaza Grande estaba repleta. Después toda la gente gritó“¡Viva Quito!”.

¿Hasta cuándo siguió la serenata como tradición?

Lo que pasa es que ya no la llamamos serenata, sino fiesta quiteña. El comienzo de la fiesta fue la serenata y sigue hasta hoy siendo una costumbre pública. Con el crecimiento urbano se fue perdiendo un poco. Todavía hay barrios que hacen sus propios programas, pero como el Municipio tiene sus grandes eventos, la celebración quiteña ya no es barrial, sino general.

¿Cómo continuó desarrollándose la fiesta con el transcurso de los años?

En 1964 se conformó el Comité de fiestas, respondiendo a la acogida que tuvo la iniciativa de Últimas Noticias. Ahí ya se organizó mejor la fiesta, con actos especiales. Lo más grande, el Desfile de la Confraternidad, en 1965; la elección de la Reina de Quito desde 1966 y el Campeonato Mundial de Cuarenta, en1969.

¿Qué beneficios y desventajas han aportado las fiestas de Quito ?

Como aspecto positivo, la reparación de algunas calles, pero también tenemos que lamentar la distorsión que se dio a las fiestas en 1964, cuando un fabricante de licores salió a repartir durante la noche quiteña el trago. Eso fue muy grave.

¿Todavía se mantiene la unidad y fraternidad?

Yo diría que gran parte de la población sí siente la emoción, pero hay otras personas que se divierten sin darle importancia al origen y al significado que tiene la fiesta, que es el homenaje a la ciudad. En pocas ciudades, quizás en ninguna, hay la alegría que hay en las calles quiteñas. Las otras ciudades festejan según sus costumbres, pero no con la euforia que se festeja en Quito, que es multitudinaria y significativa en el aspecto cívico y cultural.

¿Por qué le parecen únicas?

No se puede comparar la emoción ciudadana que brota durante el período de fiestas, a través de la música, los actos culturales, exposiciones que son incomparables frente a otras ciudades. Justamente, se aprovecha el período de la fiesta quiteña para hacer cosas impactantes en la ciudad. Hemos visto, incluso, audacias deportivas, como los coches de madera. Entonces, todo eso forma parte de una espiritualidad diferente y única.

¿Por qué se da realce a la fundación española durante las fiestas de Quito?

Muchas veces dicen, por qué celebramos el 6 de diciembre, que es de origen español. Es que no hay otra fecha. Ya era una costumbre del Municipio para no olvidar la fundación española. Cómo cambiar esa costumbre cívica de saludar a Quito. Ya no era posible cambiar. Tenemos que aceptar que somos también de origen español. Esa es la realidad.

¿POR QUÉ ESTÁ AQUÍ?

Su experiencia. Fue director del vespertino Últimas Noticias, desde 1959 hasta 1975.En 1959 tuvo la idea de revivir la serenata quiteña, preámbulo de las fiestas de Quito.

Su punto de vista. Las fiestas de Quito son un motivo para reflexionar y exaltar nuestra quiteñidad. También levanta nuestras esperanzas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.